• 17/03/2016

¿Coberturas al 100%?

Peritación de Siniestros

Como asesores de nuestros clientes, siempre les hemos aconsejado que el capital asegurado coincida con la realidad, es decir, que sea el 100 % del valor del interés, ya que, de esta forma, a la hora de determinar la indemnización, no aparecerá la regla proporcional.

Dicho esto, analicemos si cuando les indicamos la conveniencia de que los capitales representen el 100 % del valor de sus bienes (sean a valor de reposición en nuevo o a valor depreciado) les estamos asesorando adecuadamente o hemos de ir un poco más lejos a la hora de fijar el capital asegurado.

Por regla general, las pólizas multirriesgos ofrecen sus coberturas en función de un porcentaje sobre los capitales garantizados de continente y contenido; así, es muy normal encontrarse con coberturas como de incendio, explosión, robo, etc. que garantizan el 100% del capital asegurado y otras coberturas con porcentajes inferiores y que son complementarias a las coberturas del 100 %, porque aparecen cada vez que ocurre una incidencia de esta clase. Por ejemplo:

  • Inhabitabilidad.
  • Salvamento.
  • Demolición y desescombro.
  • Tasa municipal de bomberos.
  • Otras.

¿Qué ocurríria en el hipotético caso de un siniestro total?

Por una parte, los daños serían el 100 % del capital asegurado y, como ya hemos enunciado, gracias al asesoramiento del corredor coincidirían con el valor de reposición de los mismos. Por otra parte los daños reales son superiores, ya que para poder reconstruir la vivienda y su contenido previamente será necesario retirar los restos. Además, y mientras duran las obras, también será necesario alquilar una vivienda provisional, etc. Todo ello previsto en el contrato de seguro y con una garantía de un cierto porcentaje sobre el capital asegurado

¿Dónde está el problema entonces?

El problema se presenta cuando se realiza una primera aproximación a los daños y se observa que éstos ascienden a un porcentaje muy superior al 100% asegurado en la póliza. Recordemos la Ley 50/1980, que especifica en su artículo 27 que la suma asegurada representa el límite máximo de la indemnización a pagar por el asegurador en cada siniestro.

¿Qué podemos hacer?

1. Establecer el capital asegurado, no en función del valor de los bienes expuestos al riesgo, sino en función de los daños y perjuicios adicionales que se pueden producir. En este caso sería conveniente garantizar un porcentaje superior al 100%.

2. Contratar pólizas en las que las coberturas básicas tengan indicado un capital concreto y las adicionales complementarias, en lugar de tener un porcentaje de cobertura sobre el capital base, y tengan asignado un capital específico, lo que dará lugar a que el límite máximo de indemnización sea el resultado de sumar el capital base con los capitales específicos.

3. Contratar pólizas que en su condicionado especifiquen que, en caso de un siniestro total, la indemnización superará el 100 % del capital asegurado. Pensemos que, aunque un siniestro total es muy poco probable, no es imposible


Tags: Condicionado General, regla proporcional, coberturas