• 08/03/2016

Rayo y relámpago: ojo a los condicionados

Seguros

Cuando una chispa eléctrica llega a la tierra se dice que ha caído un rayo, mientras que a la chispa que va de una nube a otra se la denomina relámpago. Tanto la una como la otra tienen una duración muy corta y vienen acompañadas de un trueno. Como vulgarmente se denomina rayo a cualquiera de las dos clases de chispas, a partir de este momento no haremos diferencias entre una y otra.

DESCRIPCIONES

El rayo se origina en un tipo de nubes llamadas cumulonimbus o nubes de tormenta, estas nubes tienen una gran extensión y vienen muy cargadas de agua. Es la reacción eléctrica causada por saturación de cargas electroestáticas que se han generado y acumulado durante la activación de una tormenta. Durante una pequeña porción de tiempo (de 10 a 100 microsegundos) el rayo se hace visible y posteriormente a su desaparición se presenta el ruido del trueno.

Para generar un rayo es necesario que las cargas positivas y negativas de una nube se separen, lo cual se produce cuando los cristales de hielo que están dentro de una nube se frotan entre sí debido a las corrientes aéreas ascendentes. Eso provoca que se concentre una fuerte carga estática: la positiva asciende y la negativa desciende.

Para hacernos una idea del poder de un rayo, se puede indicar lo siguiente:

  • Tensión entre nube y tierra: de 10.000 voltios a 1.000 M de voltios
  • Intensidad de descarga: de 5 amperios a 300 M de amperios.
  • Temperatura: supera los 27.000 grados.
  • Velocidad:130.000 km/seg. inferior a la luz (300.00 km/s).

Por otro lado, el calor producido por la descarga eléctrica calienta el aire y lo expande bruscamente, lo cual da lugar a ondas de presión que se propagan como ondas sonoras a una velocidad de 300 m/s, lo que produce el ruido que se conoce como trueno.

CONSECUENCIAS DEL IMPACTO

Actualmente una de las características más relevantes de nuestra sociedad, tanto en el ámbito industrial como en el doméstico, es la múltiple presencia de equipos y máquinas que incluyen componentes electrónicos muy sensibles a las sobretensiones, que, en la mayoría de los casos, no disponen de las protecciones necesarias.

El reglamento de baja tensión ofrece óptimas protecciones a las variaciones que puede experimentar la electricidad, pero no son útiles en el caso de un impacto de un rayo.

Los daños que ocasiona un rayo pueden clasificarse en dos grupos:

  • Daños producidos por la descarga directa a la instalación.
  • Descargas lejanas a la instalación pero que le afectan.

Para evitar estos daños pueden utilizarse pararrayos o descargadores.

RESPUESTA ASEGURADORA

Las aseguradoras, conscientes del peligro que supone la caída de un rayo contra un edificio, han incluido esta garantía desde hace muchos años en sus pólizas de incendio y posteriormente en los multirriesgos. Normalmente se indica como cobertura de caída de un rayo: “Los daños producidos por una perturbación en el campo eléctrico de la atmósfera”, lo cual es correcto.

Pero ¿son iguales todas las garantías? Después de repasar unos cuantos condicionados generales, nos hemos encontrado con alguna que otra sorpresa, unas al leer las exclusiones de esta garantía (si bien debemos indicar que en muchos condicionados no existen exclusiones) y otras en el redactado de la cobertura.

Hemos agrupado los problemas detectados en dos apartados:

1. Exclusiones: Se excluyen los daños ocasionados en aparatos eléctricos o instalaciones eléctricas y en sus accesorios.

¿Qué se cubre en esta póliza?

  • En esta garantía no están incluidos ni los aparatos eléctricos ni sus accesorios.
  • ¿Qué se está cubriendo en esta otra póliza?
  • La garantía del seguro se extiende a cubrir los daños que se produzcan en transformadores, cuadros de mando y control eléctrico, sus instalaciones y accesorios.
  • La cobertura está muy clara, pero ¿es suficiente?
  • Los daños en aparatos y sus instalaciones eléctricas o electrónicas, electrodomésticos así como la instalación eléctrica fija del continente quedan garantizadas hasta un límite de 3.005 euros. Con este capital, ¿qué podemos reponer?

2. Redactado de la garantía:

Se entiende por caída del rayo la descarga directa sobre el bien asegurado derivada de una perturbación en el campo eléctrico de la atmósfera. ¿Qué pasa si el rayo impacta en un árbol del jardín y causa daños al contenido?, ¿qué ocurriría en el caso de que el rayo impactara en la línea eléctrica y se propagara por ésta hasta el interior de la vivienda?

Como conclusión, no puede darse por sabido qué cubre o qué no cubre una garantía, ya que una palabra, una limitación o una exclusión pueden dejar al asegurado sin indemnizar o indemnizado con una cantidad totalmente insuficiente en función de los daños que se han ocasionado. Es muy importante leer los condicionados para evitarnos sorpresas.


Tags: Condicionado General, contratos, rayo, relámpago